Cada página Web, la mejor página

Por Javier 4 años atrásSin comentarios
Inicio  /  Marketing digital  /  Cada página Web, la mejor página
Cada página Web, la mejor página

Crear una página Web, o grupo de páginas Web –sitio Web-, para tu negocio debe ser entendido como un arte en donde el detalle es lo que marcará la diferencia. Especialmente la diferencia con tu competencia, que es a lo que me refiero y que seguro más te interesa.

Tu página Web debe tener un sentido, un objetivo y un porqué; todo lo que la forma debe ser significativo, tanto para tu negocio como para tus potenciales clientes. Esto es lo que hará que la experiencia sea única.

Debemos comenzar a pensar fuera de lo común. Fuera de los formatos clásicos y preestablecidos de las páginas Web y empecemos a ofrecer la mejor experiencia a nuestro cliente.

Por todo ello hoy te traigo algunas claves y parámetros que debes cumplir en el diseño de tu página Web y que nosotros, como empresa de diseño y desarrollo de páginas web, cumplimos siempre.

Es como si te estuviera viendo: en estos momentos quizás estés diciendo “a ver, me dices que me salga de lo normal, ¿y ahora me das parámetros?”. Pues sí, porque no se trata de hacer las cosas aleatoriamente; incluso para hacer cosas distintas debemos seguir el manual de buenas prácticas. Si las sigues, te aseguro que te dará muy buenos resultados, pero sí te pido que seas paciente; crear una buena página Web lleva bastante dedicación.

Lo primero que debo decirte es que cada sección de tu página Web es en sí misma una página Web, ¿confuso, verdad? Quizás sea porque no estamos usando los términos adecuados. Vamos a hacer. Al conjunto de páginas se le conoce como portal o sitio Web, donde la muy famosa página de inicio, es la carta de presentación de todo tu negocio en Internet.

Solemos concentrarnos en esta primera página, pero la página de inicio ésta no es más importante que el resto de páginas de tu sitio Web. Por eso te dejo el primer consejo; cada página debe poseer el mismo atractivo y relevancia de tu página de inicio o, dicho de otra manera, cada página dentro de tu sitio Web debe ser entendida como una página de inicio.

Cada página, visualmente atractiva

Uno de los primeros parámetros de lo que te quiero hablar es el del atractivo visual.

Es completamente necesario que cada página Web de tu sitio Web tenga como premisa resultar agradable al visitante.

Pero seamos exagerados con esto del “atractivo visual”. Querría dejar esto claro porque, muchas veces, confundimos lo visualmente atractivo con la extravagancia y no buscamos eso.

Cuando me refiero al “atractivo visual”, quiero decir que todo esté bien ordenado, con un tipo de letra que se pueda leer cómodamente, que los colores inviten a quedarse, que los anuncios no sean molestos, entre otras cosas. Imagínate que eres tú quien entra a la página Web, ¿ves algo que no te guste? ¡Cámbialo!

No confundas, con atractivo visual, los elementos que hagan que nuestra página Web vaya más lenta o no cargue como debe ser.

Por ejemplo, afortunadamente ya hace mucho se dejó de usar Flash para hacer páginas Web. Si bien las páginas tenían una estética muy impresionante, habían muchos problemas para cargar, no se podían ver las páginas en el móvil, etc; la verdad es que era toda una pesadilla. De hecho, incluso los carruseles de imágenes se han dejado de usar porque interfieren en el óptimo funcionamiento del sitio Web. Recuerda que si a tu visitante se le hace difícil visualizar el contenido de tu página Web, se irá para no volver; tu competencia sí le enamoró.

Entonces, sí, que sea atractiva y agradable a la vista, pero trata de llevarlo al lado de lo sencillo y minimalista, ese es mi consejo.

No se trata de que no puedas colocar alguna imagen o algo que ayude a que la vista sea seducida, pero trata de que no interfiera con el correcto funcionamiento de tu página Web.

Cada página, un propósito

Ahora que todas nuestras páginas son visualmente atractivas, vamos a entrar en materia de contenido, pues es lo más importante de todo.

Si el contenido es bueno y útil, se podrán establecer buenas relaciones de negocios y ya sabes que eso termina en rentabilidad y éxito para tu negocio.

Hablemos del propósito de cada página de tu sitio Web, pues no puede ser que crees páginas por cumplir con una especie de requisito. De hecho, en el camino te puedes dar cuenta de que algunas páginas no son necesarias para tu caso y que otras, que no se incluyen tradicionalmente, sí.

No me digas que el propósito de tus páginas es simplemente mejorar el SEO y posicionamiento de tu página Web, gracias a que allí tienes las palabras claves y demás. Eso no puede ser el propósito de tus páginas, pues estarías enfocándote en el buscador y no en el visitante. Más bien pregúntate “¿Qué hace quien me visita con esta información?”.

Si notas que la información que está en esa página no tiene ningún propósito, más que ocupar el espacio, yo te recomiendo que la quites; al final no está cumpliendo ninguna función. Aunque antes de eliminarla pregúntate “¿Cómo puedo hacer que la información de esta página ayude a quien me visita?”.

En este sentido, puedes tener una página de “Sobre nosotros” que tenga como propósito ganar la confianza de los usuarios con tu página web, y así convertirlo en un potencial cliente. Por supuesto, para eso necesitarás hablar de las cosas que te diferencian del resto y que son importantes para tu potencial cliente.

Muchas veces el propósito de tu página se logra con el buen desarrollo de la historia. Debes aprender a contar historias.

Por supuesto, existen páginas cuyo propósito está más que claro. Por ejemplo, las páginas de información de productos y las páginas de procesamiento de órdenes de compra.

Cada página, un mensaje

Fíjate que lo del propósito se une a lo del mensaje, pues, en muchos casos, el propósito de tus páginas será que tu oferta de negocio quede bien entendida por la visita y futuro cliente.

Piensa en cada página como una pieza del rompecabezas, pero trata de que cada una tenga un mensaje completo. Es decir, que quien visita no tenga que recorrerse toda la Web para entender lo que le ofreces.

Sobre todo planifica bien lo que vas a expresar en cada página. No pueden existir mensajes ambiguos que creen confusión en tus potenciales clientes, eso siempre es contraproducente. Recuerda: queremos que quien visita nuestro sitio Web evalúe la oferta y nos compre. Tu mensaje debe llevarlo a esa conclusión.

El mensaje debe colaborar además, a que nuestro cliente pueda obtener, de nuestros productos y servicios, lo que está buscando.

Por ejemplo, supón que tienes una tienda que vende camisetas y quien compra debe escoger, desde un catálogo, el tamaño de la misma. En el mensaje debe existir claridad en las instrucciones para dicha elección. Eso te ahorrará inconvenientes y el cliente recibirá lo que necesita. Sobre todo en el caso de ropa o de calzado, siempre es bueno especificar las medidas, más que las tallas, para que quien compre se haga una idea más clara.

Probablemente el desarrollo del mensaje es lo que más tiempo lleve dentro de la creación de tu sitio Web. Debemos ser muy intuitivos a la hora de expresarnos. No debemos asumir nada y, sobre todo, debemos hacer muy sencillo que el cliente nos compre.

La trasmisión del mensaje es la parte esencial de toda página Web. Trata de que sea muy didáctica y que se corresponda con tu filosofía y visión de negocios.

Cada página, una meta

¿Qué quieres que el visitante haga con la información que está en tus páginas? Esta sería la pregunta más importante a responder cuando estés diseñando el contenido de tu sitio Web.

Cada página debe tener un objetivo y, ese objetivo, debe ir concatenado con los objetivos de las otras páginas que forman tu sitio Web.

Plantéatelo de la siguiente manera:

  • Debes tener un objetivo principal, en este caso, vender tus productos o servicios, el cual se logra con la suma de los objetivos específicos de todas las páginas.
  • Los objetivos específicos de tus páginas se corresponden unos con otros y llevan de una acción a otra. Por ejemplo, tu cliente está en la página de “nosotros” y de allí se debería dirigir a la página de “productos” y, después de haber revisado la página de productos, se debería ir a la sección de compras, y así sucesivamente. Esto lo estableces tú, de acuerdo a tus metas.

Esto funciona para todo tipo de sitios Web. Incluso para los que ofrecen información, aunque los objetivos cambian en esos casos. En el caso de un Blog, probablemente lo que queramos es que la visita se suscriba a los boletines o que comparta el contenido, y debemos procurar que eso ocurra.

Cada página, una llamada a la acción

Cuando planeamos los objetivos de nuestras páginas queda implícito que estamos haciendo una llamada a la acción (CTA), pero con eso no basta.

He visto muchas páginas que tiene un gran mensaje, que tienen claros sus objetivos y propósitos, pero que no dan ese último toque que invita a la gente a realizar las acciones.

Después de que la visita haya leído el mensaje y lo encuentra de valor como para realmente interesarse y realizar la acción, debe tener un vínculo que lo lleve directamente a donde nosotros queremos.

Te estoy hablando de cosas tan sencillas como que si queremos que luego de que sepan de nosotros y de nuestra empresa, vayan a consultar nuestros productos, debemos dejarle algún enlace que diga, por ejemplo, “Conoce nuestros productos”; un enlace que los redirija al sitio específico.

La idea de todo esto es que los usuarios interesados en hacer la acción, la realicen al instante.

Cada página de tu sitio Web debe tener un enlace hacia otra sección del mismo, según como hayas planificado tus llamadas a la acción.

De hecho, esto es bueno incluso en materia de SEO, es decir el posicionamiento de tu Web en los buscadores de Internet. Por cierto hace unos días publiqué un artículo muy interesante sobre las nuevas tendencias en SEO Marketing que puede resultarte de interés.

Es necesario que esto sea así, es decir, que guiemos a nuestras visitas, porque si no, puede que no estemos logrando nada con todos nuestros esfuerzos.

Conclusión

Éstos han sido algunos parámetros que debes seguir para que cada página sea la mejor página de tu sitio Web.

Como te dije en un principio, puede que te lleve un poco más de tiempo del que habías pensado para el desarrollo del proyecto. Pero créeme cuando te digo que vale la pena.

Piensa que si no lo haces ahora, lo tendrás que hacer más adelante y va a ser problemático porque tendrás que detener otras acciones de marketing digital mientras rediseñas tu sitio Web.

Si ya tienes tu sitio Web creado y ves que no obtienes los objetivos que te has planteado, entonces sigue estos parámetros para cambiar. Ya me irás contando cómo te ha ido.

Si comienzas con buen pie, el resto es sencillo.

Recuerda que la experiencia del usuario Web es lo más importante para que tu negocio tenga éxito.

Ajusta lo que sea necesario a nivel de buscadores, pero presta especial atención a quien vista tu sitio Web; eso es lo que hará convertirlo a cliente.

¿Te resultó interesante? ¡Compártelo y danos un empujón! :-)
Categoría:
  Marketing digital

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.