Errores comunes a la hora de diseñar una página Web

Por Javier 3 años atrásSin comentarios
Inicio  /  Diseño de páginas web  /  Errores comunes a la hora de diseñar una página Web
Errores comunes a la hora de diseñar una página Web

Debes conocer los errores más comunes en el diseño Web pues la competencia es cada vez más compleja y solo triunfan quienes mejor experiencia le den a sus usuarios.

¡Calcula el presupuesto de tu web en un minuto!

En un minuto sabrás el presupuesto de tu página web, sin esperas, sin pagar de más y solo por lo que realmente necesitas para lograr los objetivos de tu empresa.

¡Calcula tu presupuesto!

El conocimiento sobre lo que le gusta a los usuarios de Internet, y lo que no, ha sido ampliamente difundido, solo basta con hacer una pequeña investigación para dar con los puntos clave que desmejoran la reputación de tu página Web.

Es necesario que te pongas a trabajar en ello, pues la competencia cada se hace más compleja y solo salen triunfantes los que mejor experiencia le den a sus usuarios. Una buena experiencia se compone de muchas cosas, pero, sin dudas, debe ser una combinación de la satisfacción de las expectativas básicas de quienes visitan tu sitio y la esencia de tu empresa; cuando sabes combinar ambas, no solo tienes un sitio Web atractivo, sino original y propio.

Al igual que hace un tiempo indicamos las claves para lograr un buen diseño Web, en esta ocasión veamos algunos errores comunes que puedes estar cometiendo y que pueden estar afectando el éxito de tu página Web.

A nivel de diseño

El diseño es con lo que se recibe a los usuarios de Internet que han dado con tu página, es la primera impresión que se llevan y desde allí están juzgando. Que no te sorprenda que un usuario no siga navegando por tu página solo porque le pareció “fea”. Incluso cuando no se trate de estética, el conjunto de elementos que presentas en tu página, y cómo los presentas, puede causar un impacto negativo en los usuarios.

Sobre este tema, hace un tiempo nos preguntábamos abiertamente por qué había tan malos diseños Web en Internet.

Diseño poco profesional

Para mí, un diseño poco profesional es aquel que no cuida los detalles y que no cuenta con un orden lógico; no es funcional ni adaptado al usuario objetivo. Para muchas otras personas se trata de los colores y las formas.

El proceso de diseño y creación de una Web debe ser una extensión del mensaje que quiere enviar tu negocio.

Ahora bien, una página es profesional dependiendo del nicho al que ataque. Si yo tengo una página Web para niños, entonces debe ser colorida, con fuentes divertidas y de fácil navegación, por ejemplo, con un menú bastante intuitivo. Es decir, un diseño que satisfaga las expectativas de ese sector.

Si el caso es que estoy apuntando a un público más adulto, el diseño se apega a otras premisas. Profesional no es igual a aburrido o formal, sino a la buena ejecución del trabajo de acuerdo al consumidor final.

Uso de imágenes genéricas

Este es un problema que se ve a diario en Internet. No hay página en donde entremos que no tenga imágenes genéricas. Esta práctica es muy poco profesional, además de que limita las oportunidades de diferenciarte del resto. Imagínate que todas las páginas de la competencia tienen las mismas imágenes que tu sitio Web.

Si bien se entiende que es una acción que permite tener la página lista en menor tiempo, no deja de generar un efecto negativo en el usuario; en algunos casos, el uso de imágenes genéricas impide que se trasmita el mensaje con alta fidelidad, pues lo adaptamos a los recursos disponibles en Internet.

Un consejo: si tienes habilidades para la fotografía o conoces a alguien que la tenga, puedes crear tu propia base de imágenes. Recuerda que muchas infografías las puedes hacer con programas de diseño, obteniendo un producto más personalizado.

Entre lo bonito y lo funcional

Existe un gran error cuando hablamos de diseño de páginas Web, siempre tratamos de ir a lo visual sin importar nada más.

Con esto ocurre un problema: las páginas cargan muy lento. Es así como encuentras páginas que son espectaculares, que tienen animaciones para cada botón, incluso para el texto, pero que no pueden ser visualizadas correctamente desde el móvil o que tardan años en cargar porque el uso de JavaScript es excesivo.

Ese tipo de diseño no es funcional, no te digo que no sea altamente atractivo, pero una persona que busca en Internet y quiere respuestas rápidas no va a esperar que cargue tu página.

Debe haber una relación justa entre lo bonito, o lo impactante, y lo funcional. Si te fijas, muchas páginas han adoptado diseños bastante sencillos, minimalistas, que hacen que la página cargue rápido y que aun así son atractivas para el cliente, después de todo, lo que debe resaltar es la propuesta de valor.

Errores comunes a la hora de diseñar una página Web

A nivel de contenido

Cuando un usuario de Internet se encuentra con el diseño de tu página comienza a leer de qué va el sitio y allí siguen los errores comunes.

Una página Web con evidentes errores de contenido es una página que no se toma en serio; los errores pueden ir desde la forma en que envías el mensaje hasta el mensaje en sí.

Contenido con errores ortográficos o gramaticales

Aquí puede estar pasando una de dos cosas: o no has auditado tu página Web y no te has dado cuenta, o quizá sea que no crees que tenga tanta importancia escribir bien.

Lo cierto es que cada día más vemos páginas Web que nos reciben con textos pobremente escritos, textos en donde faltan signos de puntuación, tildes y demás. Sí, ya sé que aún así se puede leer, pero ¿Qué mensaje estás enviando? ¿Eres así para el resto de lo que ofreces? ¿No cuidas los detalles? Créeme, la ortografía y gramática de una propuesta de negocio dice mucho de quien la ofrece.

Algunas páginas incluso presentan problemas con el sentido de las oraciones en los textos, y estoy seguro que se debe a la falta de revisión de los mismos.

El consejo es que te tomes el tiempo para revisar la información que brindas, incluso si eso significa una mayor inversión de tiempo.

Mal uso del lenguaje

El mal uso del lenguaje es un error del que no nos damos cuenta porque no es algo que definamos desde el principio. Debes saber que, dependiendo de tu audiencia objetivo, debes dirigirte a ella en cierto tono. Te pongo un ejemplo.

Si es una página para niños o adolescentes, o simplemente quieres crear una comunicación más informal, no puedes hablarles de usted o usar un lenguaje muy rebuscado; incluso cuando puede parecer lo más correcto.

Pasa lo mismo al contrario, si tu audiencia objetivo son representantes de otros negocios, entonces no puede usar un lenguaje muy informal. Una vez más, el uso correcto del lenguaje viene determinado por la audiencia a la que vaya dirigida la página Web.

Contenido de poca calidad o poco atractivo

Para que un usuario permanezca en tu página debe encontrar al contenido atractivo, útil, y de calidad, y en eso puedes estar fallando.

Uno de los errores más comunes es no saber redactar las ideas de manera que atrapen al lector; muchos textos suelen ser aburridos y, por ende, difíciles de leer; tiene que ver algo con el uso del lenguaje.

La calidad de contenido queda determinada por la capacidad que tiene para satisfacer las necesidades de quien lo consulta. Procura crear contenido que responda preguntas de manera efectiva.

Contenido desactualizado

Esto ocurre mayormente en los Blogs. Muchas veces creamos contenido que se va quedando allí, sin ser revisado y, pasado un tiempo, pierde valor y validez. El tiempo de validez del contenido depende del tema que trate, por ejemplo, en materia de Internet, lo que se decía hace seis meses, hoy puede estar completamente desactualizado.

El problema con el contenido desactualizado es que va perdiendo valor; si alguien lo lee, va a concluir que es poco atractivo y se quedará con una mala impresión de tu sitio Web.

Audita con la ayuda de un redactor

La solución a los problemas de contenido es contratar a un profesional en temas de redacción, ortografía y gramática. Existen redactores comerciales que son especialistas en el uso del lenguaje y del tono que te ayudarán a ser más asertivo en la trasmisión de tu mensaje.

También existen lectores de prueba que te ayudan a identificar las faltas y los errores, incluso pueden ayudarte a mejorar la semántica.

A nivel de experiencia

La experiencia del usuario es el motivo de los cambios y actualizaciones en nuestra página Web, después de todo, son ellos los que van a comprar lo que sea que vendamos.

Si nuestros usuarios no tienen una buena experiencia, no van a querer seguir descubriendo lo que tenemos para ofrecer, incluso si eso que ofrecemos es muy bueno.

Estructura de contenido poco intuitiva

Depende de cómo estructures el contenido que tus usuarios puedan navegar con mayor o menor fluidez. Es muy común en esas páginas altamente gráficas, no saber en dónde clicar para seguir navegando y es que no queda claro qué es cada elemento. Incluso en páginas muy sencillas, el orden y estructura del contenido puede no tener lógica, por lo que al usuario le resulta muy difícil dar con lo que busca.

Recuerda, tu sitio Web debe estar estructurado de tal manera que apoye la conversión de usuarios a clientes. Por ejemplo, la página de inicio debe llevar a una página de información de productos y de allí a un formulario de contacto, o algo por el estilo. El orden en el menú también es importante.

Uso excesivo de anuncios y publicidad

Yo soy de esas personas que no toleran el uso de avisos pop-up en blogs, pues eso afecta mi experiencia como usuario, pero aun así podría seguir navegando si el anuncio sale en un tiempo justo y es fácil de cerrar. No pasa en todos los casos, a veces los anuncios, o la publicidad, es muy persistente, al punto que distrae al usuario.

Incluso dentro del contenido se ha estilado interrumpir la lectura con anuncios y eso puede ser muy molesto.

Debes procurar evitar estas prácticas, dale espacio a tus usuarios para que satisfagan su necesidad de información, no los bombardees con publicidad y anuncios.

No contar con una versión móvil

Este es un mal mayor que afecta gravemente la experiencia de los usuarios. No solo se trata de tener una versión móvil, sino que la versión móvil cumpla con las expectativas de usabilidad.

Muchas páginas tienen versiones móviles que cuentan con una mala distribución, cuyos elementos no están bien dimensionados; pueden ser muy pequeños para el dedo del usuario o estar muy juntos uno del otro.

La inversión en una versión móvil de tu página Web es necesaria, de hecho, hoy en día no apareces en los resultados sin una versión móvil de tu sitio.

Enlaces internos que no llevan a ningún lado

Este caso afecta la experiencia del usuario simplemente porque no saben cómo seguir navegando tu sitio Web. Es muy común que, con el tiempo, se puedan romper algunos enlaces internos del sitio y que al clicarlos nos lleven a una página de error 404.

La solución al problema es redirigir todos los errores 404 a una página que sepamos que sí funciona, así evitamos problemas de experiencia de usuario.

Funcionalidades y botones dañados

¿No te ha pasado que tratas de clicar algún botón y no funciona? Seguro que sí y eso puede ser muy molesto. Pasa sobre todo en sitios muy complejos que tienen instaladas funcionalidades específicas, como envíos de formularios avanzados o algún sistema de consulta complejo.

La mayoría de las veces, el error se debe a un problema de codificación o compatibilidad entre lenguajes que se usan para crear una página Web.

Audita la usabilidad de tu página Web

Siempre que vayas a lanzar tu sitio Web debes auditar cada aspecto de él para verificar que todo está como debería. Luego de un tiempo de funcionamiento debe hacer lo mismo, piensa que es una tarea de mantenimiento.

Las auditorias revelan errores en las páginas que puedes solucionar, con eso evitas que tus usuarios tengan una mala experiencia.

A nivel de confiabilidad y seguridad

Cada día se hace más importante el tema de la seguridad en Internet. Los usuarios prefieren entrar en sitios que les garanticen la navegación segura y la protección de sus datos.

No contar con certificados SSL para navegación en protocolo seguro

Para que la navegación sea segura, tu sitio Web debe contar con un certificado SSL que le permita usar el protocolo HTTPS. Anteriormente esto no era tan relevante porque el navegador no hacia ningún llamado de atención al usuario, hoy, cada sitio con protocolo no seguro, es marcado como tal y eso dispara las alarmas en los usuarios del Internet.

SSL auto gestionados y otras opciones

Incluso cuando existen muchos mecanismos para obtener certificados de todo tipo, el más sencillo, y aun funcional, es el certificado auto gestionable que te ofrece el servidor en donde está alojada tu página Web.

En muchos casos, los certificados auto-gestionados son gratuitos y están listos para el uso en pocos minutos. Ésta puede ser una buena opción para tu sitio, pero recuerda que debes hacer la migración de un protocolo al otro.

¡Explícanos tu proyecto web y empecemos algo grande!

Trabajaremos juntos hasta lograr una web hecha con cariño, fiel a tu negocio, que refleje tu personalidad, segura, rápida y bien posicionada en Google. ¡Una Web que dé resultados!

¡Pídenos presupuesto!

Concluyendo

Como puedes ver, existen muchas razones para que una página Web fracase.

Has visto que los errores al diseñar páginas Web que te comento son muy básicos y por ende sencillos de solucionar. Yo diría que tus acciones a partir de ahora deben estar dirigidas a ponerle cariño y dedicación a tu página Web para alcanzar el éxito. Si le dedicas más tiempo a mejorar los detalles de tú página, de seguro tendrás un resultado mejor adaptado a lo que representa tu negocio.

Por último, te recordamos que en Xplora estaremos encantados de ayudarte en lo que sea para mejorar tu página Web   :-)

¿Te resultó interesante? ¡Compártelo y danos un empujón! :-)
Categoría:
  Diseño de páginas web

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.