Ética en Internet, en tu página Web y en tu marketing digital

Por Javier 5 años atrásSin comentarios
Ética en Internet y en tu página Web

El Internet, al igual que en otros medios, debemos cumplir con ciertas reglas para establecer una buena imagen ante los usuarios y potenciales clientes.

¡Calcula el presupuesto de tu web en un minuto!

En un minuto sabremos todo lo necesario para enviarte el presupuesto de tu página web hoy mismo, sin esperas, sin mareos y sin pagar de más, ¡solo por lo que realmente necesitas para lograr tus objetivos!

¡Calcula tu presupuesto!

Cuándo te digo ética ¿Qué es lo primero que se te viene a la cabeza? Probablemente lo identifiques con estar tranquilo con tu consciencia, por lo menos así es para mí.

No vamos a entrar en definiciones de éticas que no se entienden. La ética es todo aquello que te recuerda que debes hacer tu trabajo bien, sin que éste perjudique a nadie y que, en lo posible, le genere algún beneficio.

El Internet no es como muchos piensan, un pueblo sin ley, aquí debemos cumplir con ciertas reglas, más que nada porque tratamos de establecer una imagen ante los usuarios y potenciales clientes.

Ética en Internet y en tu página Web

Dificultar el acceso a la información, engañar con nuestra oferta, robar el trabajo de otras personas y situaciones por el estilo, están consideradas como poco éticas. Veamos algunas situaciones más específicas para que evalúes si lo estás haciendo bien.

De antemano te digo, algunas de las normas éticas del Internet las pasamos por alto, no porque seamos desconsiderados, sino porque no se nos había ocurrido que eso podría afectar a alguien más, es por eso que  voy a comenzar con la accesibilidad a páginas Web.

Iniciativa de accesibilidad a páginas Web

Muchos de nosotros creemos que los usuarios del Internet tienen el mismo grado de conocimiento y habilidades para interactuar con nuestra página Web desde los dispositivos desde donde accede. Muchas veces ocurre esto porque diseñamos pensando en nuestras propias habilidades.

Resulta que, de manera general, el usuario de Internet tiene dificultades para acceder a una página porque no está diseñada para ser accesible para todos.

Imagínate que esa persona que no tiene tantas habilidades en Internet es la misma que en realidad está interesada en tus productos; podrías estar perdiendo muy buenos clientes.

Debes pensarlo de esta manera: el diseño de una página Web se hace partiendo desde el conocimiento y destreza del usuario menos experimentado. Quizá suene complejo, pero te doy un ejemplo de lo que hablo.

Si el tamaño de la fuente de los textos en tu página es muy pequeño, tanto como para que solo los que tienen buena visión puedan leer cómodamente, estarías excluyendo a la mayoría de los usuarios.

En cambio, si usas un tamaño de fuente que sea cómodo para la mayoría, entonces estás siendo considerado y muy ético.

Lo mismo ocurre con los botones, imágenes y otros recursos; debes adaptarlos a tu usuario con menor habilidad.

Por supuesto, esto no acaba aquí. La misma navegación en tu sitio Web debe ser intuitiva para todos los usuarios. La adaptabilidad del contenido debe ser tu prioridad cuando diseñas.

La ética en cuanto accesibilidad se compagina con el diseño responsivo. La idea es que, sin importar quien acceda a la información y de donde acceda, tenga una experiencia agradable, que no se le niegue la información a nadie. Es importante que trabajes mano a mano con la agencia de diseño de páginas Web para lograrlo, y más ahora que han surgido las novedosas PWA – Progressive Web Apps.

La propiedad intelectual y derechos de autor

Sin dudas, éste es uno de los grandes problemas éticos del Internet. Aquí todos, consciente o inconscientemente, usamos el trabajo de alguien más para nutrir nuestra Web y ni siquiera damos las gracias por ello.

Es fácil hacerse de la vista gorda con respecto al trabajo de alguien más, primero porque muchas veces no queda plenamente identificado quién es el autor, y segundo porque no sentimos que debamos hacerlo; o conocemos a la persona y asumimos que no le importa que tomemos su trabajo.

Pregúntate ¿te gustaría que alguien hiciera lo mismo? Probablemente no, y aunque no buscamos quienes usan nuestro contenido para  su propio beneficio, podemos estar casi seguro de que así ocurre.

Sí, quizá construir una galería de imágenes por nuestra cuenta sea costoso y no quede tan profesional, pero imagínate el daño que le haces al autor; ahora su trabajo no es exclusivo de su página Web.

No solo se trata de lo que usamos y que está a simple vista, sino de todos los archivos, como música y películas que descargamos de Internet irrespetando el trabajo de alguien más.

En el caso de los derechos de autor, aún y cuando no queda específicamente expresado que no se puede usar sin autorización, debes pedir los permisos. Existe mucho material que es libre del derechos de autor, quizá por eso asumimos que no pasa nada si violamos los derechos de autor.

Política de privacidad

En este sentido, por lo menos en España, existen órganos que regulan el uso de datos y la privacidad de la información de los usuarios en Internet.

Si te fijas, te lo ponen muy fácil; existe una guía para trabajar éticamente, aunque muchos no lo hagan.

Este es un problema recurrente, cada cierto tiempo sale alguna información del mal uso de datos almacenados en páginas Web que han sido vendidos para múltiples propósitos.

Recuerda, si es una ley y está en vigor, probablemente infringirla te causará problemas. Recuerda también, no se trata solamente de la sanción, sino del estado de conciencia propio, ¿si sabes que está mal, para qué lo haces?

Existen muchas maneras de violar la privacidad de una persona en Internet y, depende de cada uno de nosotros, ayudar para que no siga sucediendo.

Ahora bien, en el caso de páginas Web que colectan información de sus usuarios, no basta con informar que se está tomando esta información, también debemos dar la opción de elegir si nuestros usuarios lo desean o no.

La mejor actuación en cuanto a la ética es que establezcamos verdaderos sistemas de seguridad en cuanto al respaldo de la información para que nuestros usuarios puedan estar seguros de que sus datos no están siendo usados con fines malintencionados.

Actualización: Este punto ya es de obligado cumplimiento, juntos a otros muchos más, según la RGPD, Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea en vigor desde 2016.

Piratería

Este acto anti-ético es muy popular en Internet y nuevamente toca el derecho de autor y la propiedad intelectual. Aunque es difícil para las autoridades detectar todos los sitios que ofrecen piratería, sí que se ha controlado un poco.

Nuevamente, es un estado de conciencia. Si sabes que no te pertenece y no tienes derecho para su venta o difusión, entonces evita usarlo, descargarlo y compartirlo.

Hot linking

Esta es una práctica muy poco ética que, curiosamente, es muy usada hoy en día. Es una de esas prácticas que hacemos sin saber que está mal.

El hot linking, se trata de copiar la URL de una imagen o vídeo para que se muestre como parte de nuestro contenido. El problema con esto es que estamos saturando el servidor del dueño de la imagen, pues cada vez que alguien abra nuestra página Web va a hacer un llamado al recurso original.

Frente al hot linking existen medidas de control. En el servidor podemos dar instrucciones para que no se muestre el enlace de la imagen y así evitar esta práctica.

Está en ti hacer un trabajo ético. Muchas páginas no tienen bloqueado el hot linking, si vas a usar las imágenes, descárgalas y súbelas a tu Web (con previa autorización) así no consumes los recursos de otros servidores.

Robo de identidad

Siendo las redes sociales tan populares en la actualidad, el robo de identidad ha crecido alarmantemente. Está mal, no existe justificación, pero aun así lo seguimos haciendo.

Sigo pensando que creemos que todo en el Internet es nuestro, que lo podemos usar a discreción.

Usar fotos de perfiles para hacernos pasar por otras personas es un fraude. Legalmente podríamos ser sancionados por nuestras acciones.

Una vez más, es complicado el control del fraude, más que nada porque no existen denuncias oportunas y porque se hace complicado saber quién está detrás del fraude.

Una de las virtudes y defectos del Internet es el anonimato, pues nos sirve para acceder a la información sin que sepan quienes somos, pero también se presta para el delito.

Es un acto nada ético, pero una vez más, depende de la concepción de lo bueno y malo en cada uno de los usuarios del Internet.

Phishing

Ya que hablamos del anonimato en Internet es oportuno tocar este tema, pues es muy grave. Quizá usar fotos de perfiles para crear cuentas falsas no sea tan malo cuando lo comparamos con tratar de estafar a los usuarios haciéndonos pasar por alguna empresa importante.

Parece que estuviese hablando de prácticas muy viejas, pero aún siguen llegando estos correos en donde nos dicen que alguien nos transfirió un dinero a tal cuenta y que necesitan que lo retiremos. Otro clásico del phishing es el famoso correo de que hemos ganado la lotería.

La práctica, en vez de hacerse menos común, se hace más y más profesional. Los autores de estos fraudes no sienten miedo, ni remordimiento, pues el anonimato les protege.

Netiquette e iniciativas para la ética en Internet

Netiquette se puede definir como un acuerdo para el buen uso del Internet, contempla el comportamiento en redes sociales y otras normas para la sana convivencia en este medio.

Es una iniciativa para crear consciencia y para poner en sobre aviso a los usuarios de Internet. Aunque pienso que es una buena iniciativa, sé que el problema es otro.

¡Explícanos tu idea y empecemos algo grande!

Trabajaremos juntos hasta lograr una página web hecha con cariño, fiel a tu negocio, que refleje tu personalidad, segura, rápida y muy bien posicionada en Google y demás buscadores. Sencillamente, ¡una web que te dé resultados!

¡Pídenos presupuesto!

Cultivando la ética en Internet

Como he comentado varias veces en este artículo, la ética es algo que todos los que hacemos vida en Internet debemos aplicar, al igual que hacemos en otros medios.

Consciencia, debemos saber diferenciar lo que está bien de lo que no lo está.

Si bien existen las leyes anti-delitos en Internet, si bien los correos de estafan van a la carpeta de spam, lo que va a acabar con todo esto es que cada uno de nosotros entienda qué está mal, y nos comprometamos a no hacerlo más.

Evidentemente, los crímenes mayores no lo comentemos nosotros, pero usar imágenes sin permiso del autor, descargar música, hacer hot linking, incluso tomar fotos de alguien más para crear perfiles falsos, son acciones que se hacen a diario por usuarios como tú y como yo.

No se trata de amenazar con consecuencias y castigos, sino que debemos entender que es un acto de mala fe, que no debemos realizar.

Ajustarnos a la ley, a lo ético, a lo correcto, es lo más difícil, pero también nos permite dormir tranquilos cada noche. Contacta con nosotros para más información  :-)

Categorías:
  Diseño de páginas web, Marketing digital

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 3 =