Qué es Lean Startup y sus métodos

Por Javier 5 años atrásSin comentarios
Qué es Lean Startup y sus métodos

El modelo Lean Startup busca que el proceso de crear una empresa se dé con el menor riesgo posible, y para eso se apoya en el uso inteligente de los recursos.

Emprender un negocio online en Internet no es fácil, pero estoy seguro que seguro que eso ya lo sabes. Lo cierto es que, desde que emprender se ha hecho tan popular y factible, se han desarrollados metodologías que guían al emprendedor hasta el éxito de su campaña.

Métodos existen muchos, y aunque considero que la mayoría de los emprendedores implementan el ensayo y error, existen otros métodos, basados en las investigaciones científicas, que pueden ayudarte a optimizar tu proceso de emprendimiento.

En el modelo de Lean Startup se busca que el proceso se dé con el menor riesgo posible, y para eso se apoya en el uso inteligente de los recursos. No se invierte de más y siempre se están evaluando los resultados para ver cuál es el siguiente paso lógico a seguir.

Yo te presentaré, de manera general, de qué va el modelo de Lean Startup, para que te hagas una idea de sus beneficios.

De antemano te digo, en un principio puede ser complejo, si lo ves desde el todo, pero cuando lo separas en sus partes fundamentales, notarás que no es tan difícil seguirle en ritmo.

Como en todo emprendimiento, el problema, o reto, más grande al que te enfrentas, es saber cuándo detener una idea porque no es viable; esto es particularmente difícil porque sé que tienes tus esperanzas puestas en que funcione.

Qué es Lean Startup y sus métodos

Métodos de la Lean Startup

El modelo tiene una filosofía para su implementación que iremos viendo a lo largo del artículo. Te fijarás que todo se complementa entre sí, es decir, no solo se trata del desarrollo de la idea, sino de la misma evaluación del proceso de desarrollo.

Construye – mide – aprende

Esta metodología plantea que formules una hipótesis, o una idea de negocio, y que construyas el producto o servicio que satisfaga tal hipótesis. Por ejemplo, yo supongo que este producto va a satisfacer las necesidades de este sector del mercado que desea tales resultados (evidentemente, lo sé porque hice una investigación de mercado).

El producto que vas a construir, o a crear, no es el definitivo, sino un producto que cumpla con las características mínimas necesarias que debería tener. ¿Por qué crear un producto mínimo? Sencillo, porque puede ser que tu hipótesis, o idea, esté errada desde el principio y así te ahorras la inversión de dinero y tiempo en algo que no sería viable.

Después de crear ese producto tan minimalista, lo das a probar al segmento del mercado que has fijado como objetivo. Debes considerar que vas a dar a probar el producto o servicio mediante unos canales específicos que has considerados los más idóneos según el segmento.

De esta última acción vas a recibir una retroalimentación, que puede darte, de manera general, dos resultados:

  • Tu hipótesis o idea, es probada como válida. En verdad existe la necesidad y el producto la satisfacen algún grado (es decir, vas por buen camino)
  • Tú idea o hipótesis es probada como errónea. Es decir, o bien la necesidad no existe, o sobre esa necesidad existen otras necesidades más importantes, o el segmento no es el correcto, o la solución (tu producto o servicio), no es la más adecuada.

Cuando recibes esta información, evalúas y vuelves a construir, bien sea sobre la hipótesis original o sobre una variación  de la misma según los datos recogidos.

Este proceso lo repites hasta que des con un producto o servicio que satisfaga en gran medida las necesidades del segmento al que buscas atacar.

Fíjate que es un método inteligente, pues puedes ir descartando ideas desde temprano, no es como que construyes todo un prototipo que crees que va a ser exitoso y luego nadie lo quiere, o lo necesita. Evidentemente, la inversión de tiempo juega en contra del método, pero de esta manera “pisas sobre seguro”.

Producto mínimo viable

La segunda metodología de la que te voy a hablar es del producto mínimo viable que construyes para comenzar el proceso.  Depende de cada idea de negocio la determinación de las características mínimas necesarias para que sea un producto viable.

Es decir, existe un punto en donde el producto, o servicio, deja de ser inútil  y comienza a tener cierto potencial para resolver un problema o necesidad, es allí donde debes comenzar; ese es el producto mínimo viable.

Piensa que es un producto que deja ver el potencial de la idea, pero que aún no está desarrollado; es como una base para crear.

El valor de este producto es muy alto, pues siendo una base permite que se puedas ajustar las modificaciones sugeridas por el consumidor final e incluso por el equipo que lo desarrolla. Personalmente creo que el producto mínimo viable debe ser una pieza de inspiración y por tanto debe ser flexible.

Aprendizaje validado

Durante el proceso de construcción-medición-aprendizaje debes fijar una base para determinar si estás evaluando correctamente la hipótesis o idea de negocio que tienes, a eso es lo que se le llama aprendizaje validado.

En el proceso debes incluir parámetros de evaluación que sean objetivos, parámetros que ayuden determinar cuál es el siguiente paso a seguir en el proceso, bien sea que sigas con la misma idea o que tengas que hacer alguna corrección.

El concepto es bastante sencillo, se trata de establecer una base de evaluación con parámetros objetivos y cuantificables que te permitan estar seguro que el proceso de aprendizaje y desarrollo es válido.

Registro de innovación

Fíjate que el modelo de Lean Startup se basa en un ciclo que se repite infinitamente, recuerda que la calidad es algo que siempre se puede mejorar, por eso el ciclo nunca termina. Lo cierto es que debes establecer el punto de partida del proceso y todo lo que has logrado a partir de allí; para eso se usa un registro de innovación que se divide en tres partes fundamentales.

Fija una base

La base de innovación incluye el producto mínimo viable y la hipótesis original. Imagínate que estás haciendo un experimento, debes guardar un registro de todo lo que usaste; esto es importante porque es lo que te ayuda a replicar el resultado si así lo deseas.

Te lo explico aún más sencillo, imagina que es una receta nueva que estás probando, debes anotar todos los ingredientes, las cantidades, los utensilios y los tiempos que usaste para llegar al resultado final.

Comienza el proceso

Una vez que determinas la base, comienza el proceso de evaluación de la hipótesis. En esta etapa debes registrar los resultados y compararlo con las expectativas que tienes del experimento o del ensayo.

Corrige o continúa el proceso

Como te decía en la primera parte, estabas probando una receta, en este punto, tras la evaluación, puedes decir: me gustó, o, no me gustó, y ajustar la receta para volver a intentarlo.

En el proceso de una idea de negocio, y basándonos en que comienzas con un producto con características mínimas, los ajustes no se hacen, necesariamente, porque algo esté mal, sino por evolución de la idea. También es posible que todo esté mal en el experimento y tengas que desechar esa idea.

Pivote

El pivote habla de los posibles cambios de rumbo que puede presentar el proceso. Es un método difícil, pues todos queremos creer que nuestras soluciones son las más acertadas. Si luego de probar te das cuenta de que tu hipótesis estaba errada de alguna forma, entonces tendrás que corregir según los resultados esperados. Te dejo una lista de posibles escenarios que llevarían a correcciones del proceso:

  • Una de las características del producto se vuelve el todo de la oferta (zoom-in pivot)
  • El producto inicial pasa a ser una sola de las características del producto final (zoom-out pivot)
  • El segmento del mercado no es el indicado; se considera un nuevo segmento (costumer segment pivot)
  • Existen una necesidad mayor a satisfacer que la planteada en la hipótesis o idea de negocio (costumer need pivot)
  • Reconsideración del modelo del negocio, según lo más rentable (business architecture pivot)
  • Corrección de los canales usados para la presentación de la oferta de negocio (channel pivot)
  • Evaluación de otras tecnologías que podrían hacer la producción más rentable (technology pivot)
  • Evaluación de la percepción del valor de lo ofrecido y posibles cambios (value capture pivot)

Producción en pequeños lotes

Ya te puedes imaginar que, si comienzas con un producto mínimo viable, éste no está listo para la comercialización, y es allí donde parte la idea de producir en pequeños lotes.

No solo se debe a que son productos que están en fase de desarrollo, sino que los pequeños lotes te permiten visualizar posibles fallas en el proceso sin que tengan mayores repercusiones en la inversión.

Imagínate que hay un problema con tu producto, no lo sabes, pero decidiste implementar una producción en masa y, cuando pruebas el producto realmente, ya se han completado miles de ellos. El resultado de este tipo de proceso son miles de productos defectuosos que no sabías que lo eran porque nunca tuviste uno solo terminado que probara que el proceso funcionaba.

Cuando trabajas en pequeños lotes puedes probar que todo está funcionando como esperabas; si existe una falla, la puedes corregir antes de continuar con el próximo lote.

The Andon Cord (sistema de control de fallas)

Este es un sistema usado en sistemas de producción. La idea general es que se pueda detener el proceso en cualquier etapa si se encuentra una falla que comprometa la calidad del producto final; cualquier involucrado en el proceso puede detenerlo.

La justificación para este método es que, mientras más temprano se encuentre la falla, menos costoso será el impacto.

Si te das cuenta, en tu primer producto, de que algo está mal, entonces detienes el proceso y evitas la inversión de tiempo y dinero en productos que van a resultar defectuosos.

Desarrollo continuo

Como te decía en un principio, esta metodología es como una rueda que gira infinitamente. Es posible que luego de unos cuantos giros des con un producto o servicio que es aceptado por tu segmento de mercado, pero eso no significa que debas parar allí.

El desarrollo continuo te ayuda a determinar nuevas oportunidades de mejoras que se pueden traducir en una mejor recepción del producto por parte del consumidor final. Ya te lo he dicho, los procesos que se preocupan por la calidad nunca se detienen, más bien siguen funcionado para ir solventando las pequeñas fallas que harían del proceso algo aún más perfecto.

Kanban

Esta es una técnica usada en el proceso de desarrollo de productos con la que se prueban posibles nuevas características que puede tener dicho producto y que repercuten en la satisfacción del usuario final.

La idea es sencilla, te imaginas, o haces una hipótesis, que tal característica beneficia al usuario de alguna manera y la pones a prueba. Si la hipótesis es validada, entonces se incluye la característica al producto.

Por lo general, la técnica cuenta con 4 estados

  • Pendiente. Significa que el proyecto, o la característica, está listo para ser trabajado, pero que aún no se ha iniciado el proceso.
  • En progreso. Se está trabajando en ello.
  • Completado. Se ha completado el desarrollo y está listo para ser validado.
  • Validado. Se ha puesto a prueba la característica, idea o hipótesis, y se ha aprobado.

La técnica también indica que, no puede haber más de tres proyectos por estado. Es decir, si un proyecto supera una etapa, pero la siguiente aún tiene tres proyectos, ese debe esperar a que los otros se adelanten.

Los 5 “¿por qué?”

Es un método o técnica para la identificación de la fuente de problema. Es muy usado para determinar las causas de manera sencilla, aunque requiere de un equipo de trabajo honesto y capaz de aceptar las críticas.

No necesariamente debes llegar a 5 ¿por qué? Para dar con la razón del problema, también es cierto que, a veces, se necesitan más de 5 preguntas de este tipo.

La base para su uso es plantear el problema, hacer una pregunta ¿por qué? Y que la respuesta de esa pregunta sea la próxima pregunta ¿por qué?

Te dejo un ejemplo:

El coche no enciende.

¿Por qué no enciende? Porque la batería está dañada.

¿Por qué la batería está dañada? Porque el alternador no funciona.

¿Por qué el alternador no funciona? Porque…

Si te fijas en un punto vas a dar con el origen del problema y lo vas a poder resolver. Evidentemente, si existe más de una respuesta al por qué, entonces la resolución del problema es más compleja.

Un método para el éxito

Más que el detalle del proceso, debes ver el valor que tiene la filosofía de trabajo de este método. Si te fijas, sigue unos pasos lógicos que permiten la interacción con el consumidor final y la mejora continua. Eso te garantiza que, cumplido los pasos correctamente, puedas dar con un producto o servicio, que no solo satisfaga las expectativas del usuario, sino que se muestre en los canales adecuados, con una inversión mínima y bien optimizada.

Categoría:
  Marketing digital

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =